Dave McKean

Pholk

13 noviembre, 2009 - 12 diciembre, 2009

Si en el mundo de la fotografía a secas el nombre de Dave McKean, nacido en Taplowk, Berkshire en 1963, no resulta demasiado llamativo, su nombre se va cargando de intensidad al llegar al mundo de la historieta, la novela gráfica o el diseño editorial hasta ser un puro clamor de entusiasmo y admiración de sus seguidores, justificado por el talante renovador de su arte. En dichos mundos Dave McKean, el portadista de Miracleman, Hellblazer y The Sandman, el dibujante de Arkham Asylum y Signal to Noise, el creador de Cages, es simplemente una celebridad. Sin embargo, ya desde los comienzos de su carrera profesional, tras su paso por la Escuela de Arte y Diseño de Berkshire, su dedicación a la fotografía ha sido continua en su trabajo de ilustrador. Pero será en el serial por entregas Signal to Noise, de Neil Gaiman, publicado por la revista The Face entre 1989 y 1990, cuando verdaderamente, como escribió José María Méndez, se confirmaría “su talante experimental, mezclando las técnicas, los soportes y los medios y saltando indistintamente del collage fotográfico y las copias en color a la manipulación digital”.

Dave McKean fue uno de los primeros creadores de comics que recurrió a la expresión artística como fuente de inspiración, pero sobre todo como recurso expresivo. Lo advertía el citado José María Méndez en la semblanza formativa del artista que publicó en la revista Ü, el hijo de Ürich, en el especial dedicado a McKean en julio de 1998: “Su paso por la escuela enriqueció notablemente sus influencias y su concepto de la representación gráfica: el figurativismo literal y la perfección técnica, elementos que por aquel entonces se le antojaban supremos, se apartaron un tanto para dejar espacio a lenguajes más viscerales y abstractos, por influencia de autores como Jim Dine (que le descubrió todo un mundo de posibilidades trabajando con la fisicidad del soporte, con las texturas), Alberto Giacometti, Francis Bacon, o el ilustrador Ralph Steadman, que le enseñó la tremenda capacidad del trazo violento para retratar la verdadera naturaleza de las cosas. Un viaje, de lo descriptivo a lo expresivo, ejemplarizado en la progresión de sus gustos dentro de la escuela vienesa del S.XIX, del elegante ornamento de Klimt a la agresiva desnudez de Schiele, del que McKean asegura no conocer a nadie que dibuje mejor” Pese a la operatividad instrumental de la fotografía en el universo intenso y visceral de McKean, ésta ha ido delimitando un espacio propio que el artista, a partir de mediados de los noventa, decidió ir particularizando en ediciones de series fotográficas específicas, como Option:Clik, A Snall Book of Black & White Lies o The Particle Taror (Major y Minor Arcana), o la que tiene en marcha, hasta ahora inédita Pholk. Este es, precisamente, el título de la exposición que ahora presenta en Artizar y que incluye, en primicia absoluta, las nuevas fotografías de esta nueva serie, una docena de imágenes “que presentan el clima o el estado de ánimo, el paisaje o la locura de las tribus humanas”, como explica en el programa de la muestra.

La exposición se completa con otras 14 fotografías de las series precedentes que, a modo de introducción a su trabajo fotográfico, han sido seleccionadas por el comisario de la muestra, Frasco Pinto Pomares. Entre ellas, varias pertenecientes a Particle Tarot, Black & White Lies y Option:Clik, junto a algunas obras no seriadas como la poderosa visión una Gorgona contemporánea que es Anemone Voodoo.

Leer más Menos

Suscríbete a nuestra newsletter

Deseo recibir novedades de la Galería ARTIZAR